Literatura

¿POR QUÉ?

Resquicios de la  sociedad del individuo

Breve NOVELA distópica que pivota en torno a la soledad, diseccionándola

Autor: Otxamba Quérrimo

 Portada: ilustración de Iván Fernández Muñoz

Evoca en tu mente todo cuanto conforme tu concepto de «soledad». Acto seguido, imagínate que la soledad, o, como poco, ese concepto que tienes de ella, ha pasado a ser y a asumirse como una forma de vida, una progresivamente consolidada filosofía del vivir de cuantos conforman la sociedad, tu sociedad. Y ahora imagínate que un sector de esa misma sociedad, tu sociedad, en un momento determinado, decide considerar a la soledad un crimen. Las preguntas se inducen por sí solas, confluyendo en una sola: ¿por qué?

booktrailer

Audio

También puedes escucharla en:

La soledad es muy hermosa… cuando se tiene junto a sí alguien a quien decírselo.

Gustavo Adolfo Bécquer

audiolibro completo

Audio

También puedes escucharla en:

Todavía hoy las sombras de esta novela primeriza, defectuosa, imperfecta, me empujan a regiones psicológicas de sus personajes que brillan con luz propia.

Hibah Gómez Boussetra

Prefacio

DE MIS SOLEDADES VINE, de Hibah Gómez Boussetra

¿Qué puede empujar a un chico de apenas 22 años a escribir esta novela sobre la soledad? Ésa no es la primera pregunta que me hice al terminar de leerla. Aun así, después de meses dándole vueltas, aprendí que era la pregunta más acertada si es que quería comprenderla: zambullirme, por un lado, entre los recovecos biográficos de su autor antes de catalogar, por otro, su opinión al respecto, qué le atrajo de la soledad para diseccionarla con palabras, con personajes, con historias. Recalco que no he dicho una novela, sino esta novela. La diferencia es notable. Una novela posee cierto olor a anonimato, a desaparecer con la actualidad. En cambio, esta novela rezuma singularidad, interés. ¿Por qué? no es una novela corriente. Es el desafío literario de un joven que con arrojo se arroja sobre el abismo de la escritura y en la caída descubre que, aun torpemente, tiene fuerzas para volar. Con lo cual, trataré de ofrecer una doble respuesta a la pregunta inicial: a través de su vida y a través de su estilo…

Texto completo

Leer online

El silencio que secundó sus palabras fue desgarrador. Era un silencio que dolía escuchar. Era un silencio que emancipaba el pensamiento para enmudecer el habla. Era un silencio que propagaba el miedo hasta el ámbito de las decisiones que aún no se han tomado. Era un silencio que amordazaba la opinión. Era un silencio que devastaba el edén de los ideales. Pero, ante todo, era un silencio que confirmaba la veracidad de lo que acababan de escuchar…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

00:00

 ¡Ay! Mi cabeza… ¿Qué es esto? ¿Qué tengo en la nuca? Un momento. ¿Dónde estoy? ¿Qué sitio es este? Genial. Estoy completamente desnuda. Vale. No completamente. Tengo una pulsera en la muñeca. No. No es una pulsera. ¿Un reloj? ¿00:09:43? Vale. Una cuenta atrás. Menuda condena. Así que tengo menos de diez minutos para hacer lo que sea que haga aquí. Empecemos pues. ¡Ay! ¿Cuánto tiempo llevaré sin ponerme en pie? Bueno. Ya está. Casi. ¡Ahora! En fin. Sí que es raro el sitio. Enteramente triangular. Esa pared tiene un cuadro que…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

01:00

¡Argg! Parece que me hubieran golpeado la cabeza con una barra de hierro… ¿¡Pero qué me han puesto!? ¿Qué es esto? ¿Un chip para controlarme? ¡Uaá! ¡Cómo duele! Podrían haber tenido la decencia de pedirme permiso antes de agujerearme la cabeza. ¿Qué? Esta no es la celda. ¿Dónde me han metido? ¿Es eso de ahí un botón? ¡Maldita sea! ¿Por qué no explican las cosas? ¿Qué sitio es este? ¿Estoy metida en un triángulo o en una pesadilla…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

02:00

¿Por qué me siento como si tuviera una resaca? ¿Tengo una resaca? No recuerdo haber bebido y no recuerdo… este sitio. Ésta no es la celda y, definitivamente, esto no estaba antes en mi cabeza. No sé qué es peor. Casi que prefiero la resaca, aunque este dolor es más soportable. Nuevo, pero soportable. Ahora no sé qué elegir. ¿Resaca o “cosa” en la nuca? Me da la sensación de que no tengo opción. Estos de las cárceles siempre deciden por nosotros. Hmm. ¿Qué son estas líneas del suelo? Parece el contorno de una entrada secreta, circular, que va desde ahí a… 

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

03:00

No, no, no. ¿Dónde estoy? ¿Qué es este lugar? ¿Dónde me han metido? ¿Dónde está el resto? ¿Por qué estoy sola? No. No puede ser. ¿Qué ha pasado? ¿Cómo he acabado aquí? ¿Dónde está la otra celda? ¿Dónde estoy? ¿¡Dónde estoy!? No. ¡No! ¡Ahh! No puedo respirar… Tengo que calmarme. Vamos, ¡cálmate! Respira. Respira. Mejor. No, ¡no mejor! ¿Por qué me han desnudado? ¿Por qué estoy desnuda? ¿¡Qué han hecho con mi ropa!? ¿De qué sirve taparme con mis brazos? ¿De qué sirve gritar si no responden? Entonces gritaré más alto. ¿Por qué nadie me contesta? Por favor. Por favor. ¡Responded!…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

04:00

¿Pero qué..? ¿Cómo es posible? ¿Cómo he acabado aquí, si hace un instante estaba en la celda? Algo no me cuadra. Incluso esta jaqueca es nueva, como si tuviera en la cabeza… ¿Qué es esto? ¿Un aparato triangular? Tengo la sensación de que está incrustado en mi cerebelo. Sí. Indudablemente tendrá alguna relación con mis conexiones cerebrales. Ahora bien, ¿cuál? Por otra parte, mi traslado a esta estancia se mantiene inexplicable. Tengo que hacer memoria. ¿Qué es lo más reciente de lo que me acuerdo?…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

05:00

¡Ostras! ¿Qué le han hecho a mi nuca? ¡Menudo estropicio! Ahora tendré que lidiar con un plástico rígido además de con la calvicie. ¿Qué me he perdido? ¿Cuándo me han anestesiado? Ni de lejos ha sido éste el mejor de mis sueños. ¿Alguien me puede explicar dónde estoy? ¿Dónde ha ido a parar el alboroto de la celda? ¿Acaso me devuelven el silencio? ¿Son tan necios que me regalan el poder estar solo de nuevo? Se acabó entonces mi condena. Solamente yo me sé tratar. Me basto a mí mismo. No. Algún pretexto tendrán. Los regalos no son donaciones, sino inversiones. ¿En qué querrán invertir? ¿Será esta sala un espejismo de la Soledaridad? ¿Pretenden ofrecerme un veneno revestido de ambrosía? Temerarios acompedantes…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

06:00

¡Atiza! ¿Qué fue de la celda? ¿Qué nueva bellaquería es ésta? Estos malnacíos me la han vuelto a dar con queso. La próxima vez llenará la andorga con su arroz quién yo te diga… ¡Cago en diez! Tengo un dolor de mil diablos en el cogote… ¿Qué me han metío en la chaveta? ¡Puf! Pongo la mano en el fuego a que esto también es obra suya. ¿No lo dije? Prefiero pasar la noche en blanco a dormir a rienda suelta y amanecer hecho un cromo. Si es que se les debería caer la cara de vergüenza. No hay derecho a… ¡Qué me aspen! ¡Si me han dejao en cueros! Será posible… Mira que tratar así a un viejo como el menda… Espero que no le hagan ascos a los frutos secos, pues estoy más arrugao que una pasa. Y luego se quejarán de mi humor de perros. ¿No lo dije? Yo ya no estoy pa’ estos trotes…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

07:00

¿Dónde estoy? ¿Me han trasladado de celda? No sé por qué pregunto. Es obvio que sí. ¿Y por qué? ¿Es un cambio fortuito o premeditado? Todo está impecable. Todo está… ¿blanco? Ésta es la primera sala con tres equinas que veo en toda mi vida. Dudo mucho que sea una casualidad. Así que mi traslado de celda está premeditado… ¿Por qué? ¿Por qué me habrán querido encerrar aquí? Yo casi que llamaría “Celda Soledaria” a ésta antes que a la otra. Aquí sí estoy sola, y es muchísimo más grande o, como poco, muchísimo más alta. ¿Qué ha sido de mi…? ¡Pero bueno! ¡Qué frescos! Si querían verme desnuda sólo tenían que pedírmelo…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

08:00

Ya estoy de vuelta, aunque no tengo ni la más remota idea de dónde. Me han debido de dar un buen golpe en la nuca para hacerme perder el conocimiento de esa forma, puesto que todavía persiste el dolor ¿Sigo en la prisión? ¿Qué ha sido de la otra celda? Ésta es… totalmente diferente. No puede ser. No hay señal de puerta alguna. ¿Cómo me habrán dejado aquí entonces? Porque en el… Ya entiendo. Estoy sobre la puerta; aunque, más que puerta, yo lo llamaría acceso. Entonces, de seguir en la prisión, he de estar en una planta superior de ésta. Sin duda alguna, es un acceso poco corriente…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

09:00

¡La madre que les trajo! ¡Serán…! ¿A dónde me han llevado? ¡Dios, mi cabeza…! ¡Ahora sí que se han pasado! Yo, que me propuse no ponerles jamás una mano encima… ¡Se acabó mi pacifismo! ¿A mí? ¡Ni morida me toca alguien! Soy una veterana. En cuanto cobren forma mis insultos… Que los ignoren. ¿Perro ladrador poco mordedor? Ya. Van a conocer a una perra que sí que muerde. ¿Dónde diantres me han dejado? Otro rincón de su estúpida cárcel, ¿verdad? Cada cual más raro que el anterior. Está claro que no he estado en ninguna cárcel como ésta. Las otras eran todas iguales, pero ésta no…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

10:00

No puede ser. Estoy desnuda. ¿Por qué me han desnudado? Mi ropa. ¿Dónde está mi ropa? ¿Qué han hecho con mi ropa? ¡Que me devuelvan mi ropa! ¿Pero quiénes se creen? ¿Para qué me desnudan? Me van a hacer que coja un montón de virus y enfermedades, ¡o una pulmonía! ¿Por qué nadie me contesta? ¿Estoy sola? Por favor. Mi ropa. ¿Por qué la han escondido? Tengo una salud frágil. No sé por qué no tengo frío. ¡Ya estoy enferma! Seguro que tengo una disfiebre, aunque tampoco tengo calor. ¡No! Esos son síntomas de una insensibilidad congénita al dolor con anhidrosis. ¡Ya no siento nada! ¿Por qué? ¿Qué me han hecho? ¿Estoy muerta?…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

11:00

Vaya. ¿Sueño? Más bien soñaba. Parece que llevo dormida un montón de tiempo. Estoy amodorradísima. Me acabo de despertar, de eso puedo estar segura. ¿Y dónde me he despertado? Esta habitación no es nuestra “Celda Soledaria”. ¿Dónde están los demás? ¿Qué habrá sido de ellos? Parece que estoy en un aula de mi Institución Educativa, claro que vacía. O casi. Eso no puede ser. Es imposible que me hayan puesto en libertad. Una cadena perpetua no se te absuelve así como así. Además, habría habido otro juicio. Me acordaría. Si no recuerdo nada de eso es porque eso no ha sucedido. Entonces, ¿por qué estoy aquí?…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

12:00

¡Fuck! Qué luz tan cegadora… ¿Qué clase de tortura es ésta? ¿Por qué todo está blanco? Ojos míos, ¡acostumbraos ya! ¿Qué me han hecho? ¿Tendré una contusión en la nuca que damnifica mis nervios ópticos?, ¡porque menudo pinchado occipital! Diríase que ya empiezo a distinguir formas… ¿Qué sitio es éste? ¿Un manicomio? ¿Por qué todo es condenadamente blanco? ¿No conocían otros colores menos reflectantes? Podían haber puesto un beis o un alabastro, pero un blanco blanco… ¡Fuck! ¿Ya no sé ni ponerme en pie? Eh… ¿Un triángulo? ¿En serio? Así que me han metido en un triángulo. Seguro que esto es obra de estos enfermos…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

13:00

Joder… Mi cabeza. ¿Cuándo me han pegado “estos”? Se han pasado cien pueblos… Tío, ¿qué es esto? ¿Es lo que me han pegado? ¿Ya me han programado? ¡Qué cacharro más grande! ¿Me quieren intimidar? ¿Asustar? Debería estar asustado. No sé lo que es ni para qué me lo han puesto. ¿Y por qué en mi cabeza? Tengo más partes libres en mi cuerpo, ¿lo sabían? Me da cosa que me lo hayan puesto ahí. La cabeza es la parte que más uso. Usaba. Usé. Quizá tengan razón. ¿De qué me sirve mi cabeza aquí si no vamos a salir? Y… ¿dónde estoy? ¿Y los demás? Tío, me han cambiado de celda. ¿Por qué? ¿Por no caerles bien?…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

14:00

¡Ay! ¿Qué horas son? Debe ser temprano en la mañana. Está todo prendido. No recuerdo que me echase un motoso. ¿Dónde fue que me desperté? ¡Qué cosa! ¡Me cambiaron de celda! ¿Cómo así? ¿Qué lugar que es éste? ¿Sigo yo por la cana? Ahorita lo sé, aunque no es propio de ciertas hierbas dárselas de libertadores. Estos manes no están dados a entrar en razón. ¿Y por qué me cambiaron acá? Les vino de papayita. Ahora que estaba yo amañada en la otra celda… Y me metieron un buen guarapaso en la bicoca, que todavía ando pasando las de Caín. Claro. Cómo si no me llevarían acá. A la brava. O eso o foquiada. ¡Ay! No cacho nada. ¿Qué es lo que procuran?…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

15:00

¿Me estoy despertando o volviendo a soñar? Porque prefiero soñar. Volver a la realidad de la celda no me apetece lo más mínimo. No. Ojitos, haced el favor de cerraros… Tarde. ¿Para qué tengo unos ojos que puedo decir que son míos si no me hacen ni caso? Tendré que presentar una denuncia al departamento cerebral de Aquí Mando Yo. ¿Por qué tengo una presión en mi muñeca? ¿Otra parte de mi cuerpo rebelde? ¡Pero bueno! Intruso en mi brazo izquierdo. ¿Desde cuándo tengo ese reloj? Juraría que no es mío. A ver, señor reloj, explíquese. ¿Por qué está en mi muñeca? 9 minutos, 27 segundos. 26 segundos. ¿25 segundos? No. Su respuesta no me complace…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

16:00

No quiero despertar. ¡No quiero! Si me digo «estoy dormido» muchas veces seguidas conseguiré dormirme de nuevo. Estoy dormido, estoy dormido, estoy dormido, estoy dormido… ¿Por qué te engañas, Pranfo? ¡Déjame! No quiero despertar. Punto. No quiero mirar, ¡no quiero! Tengo que cerrar los ojos con fuerza, así creerán que estoy dormido y no me molestarán. Pranfo, te estás volviendo a engañar. ¡Calla! ¡Auch! Me están pinchando la nuca. ¡Auch! Me estoy metiendo los ojos para dentro de tanto que los aprieto. ¡Auch! Me están haciendo daño. ¡Me estoy haciendo daño! ¡Basta! ¡Ah! ¡Los he abierto! ¡No veo nada! ¡No veo mis manos! ¡No veo a nadie! ¡Veo todo blanco! ¿Estoy ciego? ¡Estoy ciego! No. ¡Estoy solo! ¿Estoy solo?…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

17:00

¡Jopé! ¿Ya toca despertarse? Con lo a gusto que está una dormida… ¡Cachis! Me duele la cabeza. ¿Migraña menstrual? No. Aún no toca. Me habré puesto mala. Con todos los que somos en la celda algún virus se estará poniendo las botas. ¿Cómo? No estoy…. no estoy en la celda. ¿Por qué? ¿Dónde estoy? Qué sitio tan… ¿curioso? ¿Diferente? ¿Raro? Me han sacado de la prisión. Eso lo tengo claro. ¿Por qué? ¿No estaba condenada a una cadena perpetua? Puede que esta sala sea parte de una libertad condicional, aunque llamar «libertad» a esto y a una jaula viene a ser lo mismo. Habrá que echarle imaginación…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

18:00

Estoy tumbada, mas no recuerdo haberme dormido. ¡Oh, dolor, viejo amigo, ya te echaba de menos! ¿Cómo es que me sorprendes? Te esperaba en mi espalda curvada, en mis manos temblorosas, en mis frágiles rodillas, hasta en mis quebradas caderas. ¿Por qué abandonas a tus fieles anfitriones? ¿Qué te ha ofrecido mi cerviz para que desoigas al resto? Ya veo. Un foráneo triangular: un engendro acompedante que arruine mi soledumbre. Me pregunto por qué. Sé de sobra cuán verdadera es la única certeza de la senectud: el día que sin dolores despierte muerta me hallaré. Mas, ¿por qué privarme de los propios de mi edad y sustituirlos por los propios de esta condena? ¡Oh, razón, confiésame dónde me hallo! De no llevar poco aquí mi cuerpo entero chirriaría. ¡Ay de mí!…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

19:00

¿Inconsciente? ¿Estaba inconsciente? Violencia. Han ejercido la violencia contra mi persona. ¿Cómo si no me han dejado inconsciente? Un golpe en la nuca o algo parecido. Además de la cabeza, me pica el cuerpo. Me pica el brazo. Según recoge el Código Penal, el maltrato injustificado del preso es denunciable. Primera irregularidad. Van a saber lo que es bueno… ¿Y a quién expongo mi denuncia? En esta sala no hay nadie más que yo. ¡Me han cambiado de sala! ¿Qué ha sido de la otra? Esto es inusual. No debería haber habido un traslado a menos que yo lo hubiera solicitado o se me hubiese consultado previamente…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

20:00

Señor, ¿ya es la hora? ¿Debo ya marchar de tu Lado en este séptimo cielo para bajar con los mortales de la tierra? Si eso es lo que deseas, tu Humilde Servidora cumple. La oscuridad de un nuevo día comienza entonces, aunque se presenta con nuevas… aflicciones en mi cabeza. Dios mío, te ofrezco este sufrimiento terrenal para que des luz a los corazones acompedantes y encamines sus vidas hacia la salvación eterna, pues, aunque sus acciones las cargue el Diablo, no son dignos siquiera del Infierno. También querría pedirte que les abras los ojos en estos tiempos de tinieblas, o sácaselos para que, como yo, puedan obrar sin las limitaciones de la vista y según tus Designios…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

21:00

¿Dónde cojones estoy? Menuda forma de largarme. ¿Pero qué coño…? ¿Son relojes? Qué relojes más horteras. No funciona. A ver éste… Igual. Están puto estropeados. Además, tenían que ser digitales. ¿Por qué hay un cojón de ellos? ¿Me quieren intimidar? ¿Hola? Estoy puto sola. ¿Por qué? ¿Tanto les he dado el coñazo? Menudo sitio éste. Pero vamos a ver, ¿quién coño ha diseñado esto? Estos tolays me quieren dar lecciones de geometría. Anda que hacer una celda triangular… Son unos grillados. ¿Y qué han hecho con mis compis? ¿Nadie va a disfrutar conmigo de esta gilipollez? ¿Yo solita, como en los viejos tiempos? Es una gilipollez. Las cosas como son…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

22:00

Noto algo raro en mi nuca… Estoy en el suelo, no en la cama. ¿Por qué? Éste no es el suelo de mi celda. Está como iluminado o resplandeciente. Está… no frío. ¿Pues dónde estoy? Un racimo de relojes. ¿Por qué? ¿Qué celda es ésta? Hay más iluminación de la cuenta, blanca o cegadora. Un cuadro en esta pared. Una mesa y un cristal en ésa. Un interruptor en aquélla… ¿Ya? ¿Tres paredes? Un triángulo. ¿Por qué? ¿Dónde he ido a parar? Mejor dicho, ¿adónde me han llevado? La celda es demasiado alta o espaciosa. ¿Hay alguien más? No. Nadie. ¿Cámaras? No. Ninguna aparente. ¿Puertas? No. Tampoco. ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Debo buscarle tres pies al gato? ¿Debo aplicar el método científico al porqué de mi situación?…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

23:00

¡No me lo puedo de creer! ¡He vuelto a perder el conocimiento! Tengo que tomarme esas pastillas. Si no me tomo esas pastillas volverá a pasar. ¡Tiene narices la cosa! Se me ha juntado con un dolor opresivo en la cabeza. ¡Ni un desmayo más voy a tolerar! ¿Dónde están los celadores? Ahora mismo les estoy pidiendo esas pastillas. ¡Están poniendo en riesgo mi salud! ¿Cómo? Ésta no es mi celda. ¿Ya estoy desvariando? ¡Necesito esas pastillas! Si alguien me prestara atención ahora mismo estaban ingresándome por urgencias, pero quién me va a prestar atención. A nadie le importo. Que no. Que ésta no es mi celda. ¡Qué va!…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

Capítulo

24:00

¿Ya he vuelto a la “Celda Soledaria”? No. ¿Dónde estoy? Un momento. ¿Aquí otra vez? No puede ser. 9 minutos, 55 segundos. No. Es imposible. ¿Qué pesadilla es ésta? He estado aquí hace un momento. ¿Cómo es posible que siga aquí? 9 minutos, 49 segundos. ¡Otra vez el tiempo no! ¿Por qué estoy aquí de nuevo? Debería haber vuelto ya a la “Celda Soledaria”. Ha habido un error. Es como un déjà vu. Despierto sobre la misma compuerta del mismo suelo blanco y vacío, en la misma sala triangular, con la misma cuenta atrás, con los mismos diez minutos, con la misma desnudez… ¿Por qué? ¿Todo lo que está ocurriendo está sólo dentro de mi cabeza?…

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

De entre todas las posibilidades que se ofrecían al servicio de su tiempo, ya había escogido. ¿Qué? Esperar.

La percepción del tiempo siempre tiene reservada un apartado a la espera, esa imposición temporal de duración indefinida que ralentiza el cuándo queremos que las cosas ocurran. En ocasiones como aquélla, dicha espera puede decidir afiliarse a una vista tiránica que, silenciando a sus cuatro sentidos rivales, no hará sino columpiarse de un sitio a otro hasta que, sin plantearse por qué, quede inmóvil en la aleatoriedad de su alcance, desenfocándose y, al mismo tiempo, reteniendo toda la atención y todos los pensamientos del esperador en la nada más absoluta; tal y como sucedió.

Videotexto

Audiotexto

También puedes escucharla en:

Texto completo

Leer online

¿Quieres apoyarnos?

Puedes realizar una donación

Como es evidente, tus donaciones nos ayudan a seguir construyendo contenido. Pero el único motivo para que te aventures a dispensarlas debería ser éste: porque te da la gana.

Literatura

Otros escritos que pueden interesarte

Milenios de excusas a punto de jamás

Milenios de excusas a punto de jamás

La guerra es una realidad que espeluzna, repugna, compunge, trastorna, remuerde… Y, aun así, somos incapaces de abolirla, incapaces de desarmarla, de desmilitarizarnos, de cambiar. ¿Hasta cuándo? ¿Cuántos milenios de excusas a punto de jamás respaldaremos antes de afrontar un unánime y definitivo ¡basta!?

read more
El lenguaje de la lluvia

El lenguaje de la lluvia

Este poema bien pudiera reducirse a un epitafio, a una renuncia agridulce, contradictoria, antediluviana, puede que hasta incomprensible. Desgarrar el futuro lo es, como lo es envainar un sueño.

read more