Literatura

La unánime impotencia de los Unos

Prosaico llamamiento a la más-que-unidad

Videopoema

Audio

También puedes escucharla en:

Pobre del gorrión que gorjea en solitario: la noche sofocará su voz.

‒ Proverbio amhárico ‒

Leer poema completo

La unánime impotencia de los Unos

Uno suele nacer de Dos,

pero, tan pronto como nace,

la vida le amputa cualquier posibilidad de ser más que Uno

para que, pese a lo que pase,

pueda degustar un futuro

en el que la pluralidad del ser jamás pueda ser una opción.

A partir de ese impar momento,

Uno crece, vive y se empapa

tanto y de tanto como sus innatas circunstancias le dejan,

recorriendo experiencias varias,

urdiendo infinitas quimeras

e inaugurando tiernas e ingenuas colecciones de recuerdos.

 

Cuando su infancia se lo exige,

Uno conoce a Sociedad.

 

Su mente, al principio, es reacia a entender que existan tantos Unos,

hasta que, en forma de amistad,

Uno redescubre que el suyo

no es el único número con el que el mundo ha de medirse.

Por si fuera poco, Uno intuye

que los demás Unos no son

como él, ni viven, ni tienen, ni piensan, ni sienten igual que él.

Esa feroz revelación

le va empujar a comprender

que, allí donde la diversidad reina, la verdad se diluye.

 

Desde su inmersión escolar,

planes familiares y fines

de semana contribuyen a ampliar su fértil punto de vista,

y lo que antes era invisible

de repente se delimita

mediante reglas, compases, matices, contrastes y demás.

Pero Uno, además, piensa, y mucho,

y no tarda en averiguar

que hay desigualdades tan desmesuradas como bochornosas,

que hay preguntas sin contestar,

que hay opiniones cegadoras;

averiguaciones todas que marchitarán su visión del mundo.

Y menos mal que el mundo sabe

cómo compensar sus carencias,

pues, de no ser por su amplia gama de succionadores de tiempo,

ningún Uno de este planeta

diría, con convencimiento,

que desea crecer, hacerse mayor o ser como sus padres.

O eso decía, convencido,

nuestro Uno, antes de que Uno fuese

otro más de los Unos que olvidan que no querían crecer.

 

De modo que, “a su pesar”, crece,

poniendo su vida a merced

de los demoledores avatares del tiempo y sus caprichos.

Es más, según se atiborra a años,

Sociedad le construye metas,

metas en las que pueda realizarse como «ciudaduno».

Además, Sociedad le enseña

que, de todos, el mejor rumbo

es aquel que converge en los labios de un futuro regalado

‒ya sea en forma de dinero

y/o de estabilidad y/o de éxito‒,

un futuro recompensado con densas redes de contactos,

con amoríos fotogénicos,

con bienes que ir acumulando

y, puestos a pedir, con hobbies en los que Uno refuerce su ego,

su individualismo, su unicidad.

 

Como es de esperar, Uno anhela

todos esos sueños y más,

por lo que decide dar comienzo a la eterna y penosa búsqueda

de, entre ellos, la estabilidad,

que es, de acuerdo a la opinión pública,

fragua de la felicidad, fin último de un Uno cualquiera.

 

Cosiendo esa meta a su espalda,

y con paso firme y seguro,

Uno va transitando por su prefabricado porvenir.

No obstante, siempre llega un punto

en el que Uno, harto infeliz,

renuncia a encarcelar en las alturas su ofuscada mirada

para, en su lugar, apreciar

‒¡por un instante!‒ qué hay a los lados.

 

Es entonces cuando su capacidad de observar se despierta,

tras un larguísimo letargo.

Y es entonces cuando Uno idea

cómo sobreponerse a un futuro que se ha empeñado en cegar

cada ápice de humanidad

paulatinamente perdida.

¿Acaso no vive rodeado por billones de otros Unos?

¿Acaso no hay miles de pistas

en miles de miles de asuntos

que conduzcan a lo mucho por cambiar, hacer y mejorar?

¿Acaso Uno debe creerse

que sólo su número cuenta

a la hora de atesorar júbilos, riquezas y bienestar,

cuando tantos Unos navegan,

a la deriva del azar,

en busca de tierras de tiempos mejores y golpes de suerte?

 

Henchido por dichas preguntas,

Uno despide cortésmente

los pocos y uniformes designios propuestos por Sociedad.

Para lo cual, se compromete

a vivir de forma ejemplar,

rediseñando su futuro hasta hacerlo a su medida justa;

o sea, de manera que Uno

secunde el embellecimiento

de su mundo a expensas de su genio, de su esfuerzo y de sus ganas.

 

Frente a semejante proyecto,

no es de extrañar que una mañana

Uno se sienta abrumado, desorientado, patidifuso.

«¿Cómo abarcar tamaña empresa?

¿Por dónde empezar? ¿Con quién? ¿Cuándo?»,

todas ellas dudas que acribillan su vida, sus planes, su ánimo,

mientras el tiempo, con sus pasos

perennes, atroces, impávidos,

le regala, diariamente, el vejatorio don de la impotencia.

 

Incapaz. Así se siente Uno

cada vez que planta cara

a las penurias que asolan cada rincón de su alrededor.

Incapaz de ejecutar nada

que suponga un cambio a mejor.

Incapaz de contrarrestar las dispares dosis de consumo.

Incapaz de orquestar la suma

de tantas buenas intenciones.

Incapaz de elegir un camino que propicie unir más Unos.

Incapaz de hallar decisiones

que le proporcionen recursos.

Incapaz, en todas sus fases: furiosas, frustrantes, ilusas…

 

Tal es el reinante esperpento

que Uno, con razón, se atormenta.

«Sobran voluntades sueltas, pero faltan voluntades juntas»,

hace tiempo que Uno argumenta,

sin recibir más que la muda

indiferencia de los Unos que optan por no pensar en ello,

ya que Sociedad los respalda

con nuevos entretenimientos.

¿Y quién respalda a Uno? ¿Quién se atreve a obsequiarle con soluciones?

¿Quién le atestigua que los cuentos

esencialmente se componen

de finales inspirados en cualquier situación cotidiana,

tan vivificantes, tan mágicos,

que por qué no van a tener

cabida en las unitarias vidas de los billones de Unos restantes?

¿Nadie se digna a responder?

¿Nadie piensa que es apremiante

que cada Uno drene las desuniones que patrocinan sus hábitos?

¿Nadie cree que Uno está haciendo,

no lo que debería hacer,

sino lo que es más coherente de acuerdo a la realidad

que inevitablemente ve?

 

Pero Nadie responderá.

Hoy Nadie lo piensa. Hoy Nadie lo cree. Y Uno, dolido y perplejo,

demasiado pronto lo asume:

Sociedad ya no está de humor

para héroes. Sociedad sólo quiere que seas o Uno o Nadie:

Uno, si albergas producción;

Nadie, si albergas ideales.

 

Y Uno, que siempre quiso ser más que Uno, impotente, se derruye.

¿Quieres apoyarnos?

Puedes realizar una donación

Como es evidente, tus donaciones nos ayudan a seguir construyendo contenido. Pero el único motivo para que te aventures a dispensarlas debería ser éste: porque te da la gana.

Literatura

Otros escritos que pueden interesarte

Milenios de excusas a punto de jamás

Milenios de excusas a punto de jamás

La guerra es una realidad que espeluzna, repugna, compunge, trastorna, remuerde… Y, aun así, somos incapaces de abolirla, incapaces de desarmarla, de desmilitarizarnos, de cambiar. ¿Hasta cuándo? ¿Cuántos milenios de excusas a punto de jamás respaldaremos antes de afrontar un unánime y definitivo ¡basta!?

read more
El lenguaje de la lluvia

El lenguaje de la lluvia

Este poema bien pudiera reducirse a un epitafio, a una renuncia agridulce, contradictoria, antediluviana, puede que hasta incomprensible. Desgarrar el futuro lo es, como lo es envainar un sueño.

read more