Literatura

Hoy no hay más mundo que éste

Pandémica ELEGÍA de un corazón afincado en Madrid cuyas penas bitónicas, igualmente afincadas, descuartizaron su optimismo durante la fatídica primavera del año MMXX

Dos años ha del confinamiento y, por tanto, de este poema, de esta cuarenténica elegía, de estas penas descuartizailusiones. El mundo de ese «hoy» hoy es otro, afortunadamente. Pero ese «hoy» aconteció, y el sufrimiento que causó, aunque sombra del que fue, se cobija, de momento, y con mayor o menor nitidez, en nuestra memoria. Todavía. Por tanto, que nadie mancille el sufrimiento de esta pandemia con un optimismo olvidadizo. Fue demasiado real. Demasiado lacerante. Demasiado.

Como colores versuales característicos, palabras bitónicas, aquéllas que en función de cuál de sus sílabas acentuemos tendrán un significado u otro, pues no es lo mismo pensar en «sábanas» que en «sabanas».

Videopoema

Audio

También puedes escucharla en:

Esta pandemia ha magnificado todas las desigualdades de nuestra sociedad, como el racismo sistémico, la desigualdad de género y la pobreza.

‒ Melinda Gates ‒

Leer poema completo

Hoy no hay más mundo que éste

 Ahora que las sendas añoran ver unas suelas que anden,

ahora que los trenes escupen aire sobre los suelos del andén,

ahora que no existen más parques

que las zonas enmohecidas de los parqués,

yo quisiera, abuelita, cantaros

las penas de las horas que lloran a cántaros

sobre los márgenes fortuitos de las cárceles que, encima de la que yo habito,

entremezclan desidia y soledad con la frecuencia del hábito.

Quisiera cantaros las penas que se irradian, en lenguas que no domino,

pero en consonancia con el dialecto del efecto dominó.

Quisiera cantaros las penas que la «infodemia» gestó

a partir de cualquier gesto

capaz de ser objeto

de burla, de morbo, de bulos, de votos y hasta de un móvil que objetó

que es mejor no formar parte de la asimétrica red que comparte cada secreto

que distraídamente secretó.

Quisiera cantaros las penas que brotan de las equivocaciones más caras,

las mismas que se transparentan detrás de tantas descontentas máscaras;

las penas que se arrojan a las ráfagas del viento, no vaya a ser que insuflen lástima

a la agenda del tiempo, que, de momento, con patrañas las tima

mientras anima

a nuestros defectos a que cosechen el último aliento de otra malparada ánima.

Quisiera cantaros las penas de un futuro que no sabe adónde irá,

si a parajes solidarios o a los muros partidarios de la ira;

las penas que desoyen Yahveh, Cristo y Alá

mientras los niños recortan risa a risa, pluma a pluma, ala a ala,

la posibilidad de volar por un cielo que quizás nunca llore de nuevo maná.

Quisiera cantaros las penas de una impotencia que mana

de pasillos donde la vida se liquida

con raciones de tos mellada, cansancio precoz y fiebre líquida;

las penas de una realidad tan poco seria

que, de no ser cierta, ficción sería;

las penas rellenas de una forma nueva de gobierno: el Estado crítico,

que ‒‒¡cómo no!‒‒ critican y critico

desde el instante en que los uniformes de nuestras rutinas se colmaron de cortes

provocados por la tijera asesina de un virus fatídicamente cortés.

Quisiera cantaros las penas de quienes han puesto en cuarentena las caricias del arte;

las penas que cercenaban mis reflexiones hasta que a decepciones me harté,

las penas de los perros que sacan a pasear a entes de desvaídas carnes;

las penas de autorizaciones, certificados, justificaciones y carnés

desenfundados con tal de posar los pies, sino en la Luna, por lo menos, en la calle;

las penas de las docenas de abrazos que callé;

las de las familias que, en vez de digerir la escasez de sus níveos platos,

prefieren acudir al menú de espejismos baratos ofrecido por pantallas y platós;

las del país que, a costa de deudas, esfuerzos y alegatos, el ánimo del «inmediato» templó;

las de la fe que cerró compungida ‒‒y sin mucha convicción‒‒ cada templo;

las de un sistema sanitario siempre en vilo y siempre forzosamente atento;

o las de un aburrimiento temerario que, hambriento de momentos extraordinarios, contra el entendimiento atentó.]

En definitiva, quisiera cantaros las penas de quien, cierto día, se enteró

de que un microscópico ser puede detener un mundo entero.

Tantas penas son, abuelita, tantas, propias y ajenas, ¡tantas!, que apenas unas pocas versé.

¿Por qué se sienten? ¿Por qué se fraguan, abuelita? Dígame, ¿por qué se vierten? Quizás porque el mundo anhela verse]

en un mundo donde la pena, que hoy es mucha, no esté.

Lamentablemente, abuelita, hoy usted ya no me escucha. Hoy no hay más mundo que éste.]

                                                                                                                          25 de Abril de 2020

¿Quieres apoyarnos?

Puedes realizar una donación

Como es evidente, tus donaciones nos ayudan a seguir construyendo contenido. Pero el único motivo para que te aventures a dispensarlas debería ser éste: porque te da la gana.

Literatura

Otros escritos que pueden interesarte

Milenios de excusas a punto de jamás

Milenios de excusas a punto de jamás

La guerra es una realidad que espeluzna, repugna, compunge, trastorna, remuerde… Y, aun así, somos incapaces de abolirla, incapaces de desarmarla, de desmilitarizarnos, de cambiar. ¿Hasta cuándo? ¿Cuántos milenios de excusas a punto de jamás respaldaremos antes de afrontar un unánime y definitivo ¡basta!?

read more
El lenguaje de la lluvia

El lenguaje de la lluvia

Este poema bien pudiera reducirse a un epitafio, a una renuncia agridulce, contradictoria, antediluviana, puede que hasta incomprensible. Desgarrar el futuro lo es, como lo es envainar un sueño.

read more